Oraciones de San Francisco de Asís: Eleva tu espíritu con fe y esperanza

San Francisco de Asís fue un santo italiano del siglo XIII, conocido por su profundo amor y devoción hacia Dios y la naturaleza. Durante su vida, dejó un legado de enseñanzas y oraciones que han sido transmitidas a lo largo de los siglos, y que siguen siendo una fuente de inspiración y consuelo para muchas personas en la actualidad.

Analizaremos algunas de las oraciones más famosas de San Francisco de Asís y su significado. Estas oraciones nos invitan a elevar nuestro espíritu, fortalecer nuestra fe y vivir con esperanza en medio de las dificultades y desafíos de la vida.

La fe te dará fuerzas para superar cualquier obstáculo

San Francisco de Asís es conocido como uno de los santos más queridos y venerados por su humildad, amor por la naturaleza y su profunda fe en Dios. A lo largo de su vida, San Francisco pronunció muchas oraciones que reflejaban su conexión espiritual y su confianza en el poder divino. Estas oraciones son una fuente de inspiración y consuelo para aquellos que buscan fortaleza y esperanza en momentos difíciles.

Oración por la paz

Una de las oraciones más famosas de San Francisco de Asís es la Oración por la paz. En esta oración, San Francisco nos insta a ser instrumentos de paz y amor en un mundo lleno de conflicto y discordia. La oración nos recuerda que podemos marcar la diferencia al elegir la paz en lugar de la violencia y al practicar el perdón y la comprensión hacia los demás.

Oración de la serenidad

Otra oración poderosa de San Francisco es la Oración de la serenidad. Esta oración nos invita a aceptar las cosas que no podemos cambiar y a encontrar la paz en medio de las dificultades. Nos recuerda que la verdadera serenidad proviene de confiar en la voluntad de Dios y en su plan para nuestras vidas.

Oración por la gratitud

La gratitud es un tema recurrente en las enseñanzas de San Francisco y se refleja en su Oración por la gratitud. Esta oración nos anima a reconocer y agradecer las bendiciones que recibimos cada día, tanto grandes como pequeñas. Nos invita a valorar la belleza de la creación y a ser conscientes de la bondad de Dios en nuestras vidas.

  • Oración por la paz
  • Oración de la serenidad
  • Oración por la gratitud

Las oraciones de San Francisco de Asís son una fuente inagotable de inspiración y consuelo. Nos enseñan a tener fe en momentos de dificultad, a buscar la paz en medio del conflicto y a ser agradecidos por las bendiciones de la vida. Al recitar estas oraciones, podemos elevar nuestro espíritu y encontrar consuelo en la fe y la esperanza que San Francisco nos transmite.

Frases religiosas y espirituales para inspirarte y elevar tu serFrases religiosas y espirituales para inspirarte y elevar tu ser

La esperanza te mantendrá firme en medio de las adversidades

San Francisco de Asís, reconocido por su humildad y amor por la naturaleza, nos dejó un legado de oraciones que nos invitan a elevar nuestro espíritu y encontrar consuelo en momentos de tribulación. Una de las enseñanzas más valiosas que podemos extraer de estas oraciones es la importancia de mantener la esperanza en todo momento.

La importancia de la esperanza

La esperanza es un sentimiento poderoso que nos impulsa a seguir adelante, incluso cuando nos encontramos en las circunstancias más difíciles. Es el motor que nos permite afrontar los desafíos con valentía y confianza en que todo mejorará.

San Francisco de Asís entendía la importancia de cultivar la esperanza en nuestra vida diaria. Sus oraciones nos recuerdan que, a pesar de las pruebas y tribulaciones, siempre hay motivo para tener esperanza y confiar en la bondad y el amor de Dios.

Oración de San Francisco de Asís para la esperanza

Una de las oraciones más conocidas de San Francisco de Asís es la Oración por la Paz, en la cual encontramos palabras que nos animan a mantener la esperanza y ser instrumentos de paz:

  • Señor, haz de mí un instrumento de tu paz.
  • Donde haya odio, siembre yo amor;
  • donde haya ofensa, perdón;
  • donde haya discordia, unión;
  • donde haya error, verdad;
  • donde haya duda, fe;
  • donde haya desesperación, esperanza;
  • donde haya tinieblas, luz;
  • donde haya tristeza, alegría.

Esta oración nos invita a ser portadores de esperanza en un mundo que muchas veces parece estar sumido en la desesperación. Nos recuerda que, a través de nuestras acciones y actitudes, podemos ser agentes de cambio y llevar luz a aquellos que se encuentran en la oscuridad.

La fe como fundamento de la esperanza

La fe es un elemento fundamental en la vida de San Francisco de Asís, y también lo es en las oraciones que nos dejó como legado. La fe nos brinda la certeza de que, a pesar de las circunstancias adversas, Dios siempre está presente y nos guía en nuestro camino.

La fe nos ayuda a mantener la esperanza en momentos de incertidumbre y nos permite confiar en que todo tiene un propósito y que, al final, las cosas se resolverán de la mejor manera. Es a través de la fe que encontramos consuelo y fortaleza para enfrentar los desafíos que la vida nos presenta.

Frases religiosas para fortalecer tu fe en Dios: Inspiración divinaFrases religiosas para fortalecer tu fe en Dios: Inspiración divina

Las oraciones de San Francisco de Asís nos invitan a elevar nuestro espíritu con fe y esperanza. Nos recuerdan la importancia de mantener la esperanza en todo momento, confiando en la bondad y el amor de Dios. A través de la fe, encontramos la fortaleza necesaria para enfrentar los desafíos con valentía y confianza en que todo mejorará. Que estas oraciones nos inspiren a ser portadores de esperanza en un mundo que tanto lo necesita.

Mantén tu corazón abierto a la gracia de Dios

Las oraciones de San Francisco de Asís son una fuente de inspiración para elevar nuestro espíritu y fortalecer nuestra fe. Este santo, conocido por su amor a la naturaleza y su entrega a los más necesitados, nos dejó un legado de palabras que nos invitan a reflexionar y a conectarnos con lo divino.

Una de sus oraciones más conocidas es aquella que nos invita a mantener nuestro corazón abierto a la gracia de Dios. San Francisco de Asís nos enseña la importancia de confiar en la providencia divina y de dejarnos transformar por el amor de Dios.

Oración de San Francisco de Asís: «Señor, hazme un instrumento de tu paz«

Esta hermosa oración es un llamado a ser portadores de paz en medio de un mundo lleno de violencia y discordia. San Francisco de Asís nos invita a ser instrumentos de la paz de Dios, llevando su amor y su reconciliación a todos aquellos que nos rodean.

En esta oración, San Francisco de Asís nos recuerda que es a través del perdón, la comprensión y el amor que podemos construir un mundo mejor. Nos insta a ser pacientes y generosos, a sembrar la paz en cada uno de nuestros actos y a buscar la armonía en nuestras relaciones.

Esta oración también nos invita a ser conscientes de nuestras propias acciones y a reconocer nuestros errores. Nos anima a pedir perdón por nuestras faltas y a buscar la reconciliación con aquellos a quienes hemos herido o dañado.

San Francisco de Asís nos enseña que la paz comienza en nuestro interior, en nuestro corazón. Nos invita a cultivar la paz en nosotros mismos, a través de la oración y la meditación, para luego compartirla con los demás.

Frases de graduación agradeciendo a Dios por su guía y bendicionesFrases de graduación agradeciendo a Dios por su guía y bendiciones

Oración de San Francisco de Asís: «Señor, haz de mí un instrumento de tu paz«

Otra oración famosa de San Francisco de Asís nos llama a ser canales de la paz de Dios. En esta oración, le pedimos a Dios que nos guíe para llevar su paz a aquellos que más lo necesitan.

San Francisco de Asís nos anima a ser luz en medio de la oscuridad, a llevar esperanza donde hay desesperanza y a ser consuelo en momentos de dolor. Nos invita a ser generosos y compasivos, a estar dispuestos a ayudar a los demás sin esperar nada a cambio.

Esta oración nos recuerda que todos podemos ser instrumentos de la paz de Dios, sin importar nuestras limitaciones o circunstancias. Nos enseña que la paz no es solo la ausencia de conflictos, sino la presencia del amor y la justicia en nuestras vidas.

Las oraciones de San Francisco de Asís nos invitan a elevar nuestro espíritu y a vivir de acuerdo con los valores del evangelio. Nos recuerdan la importancia de mantener nuestro corazón abierto a la gracia de Dios y de ser portadores de paz en un mundo necesitado. Dejémonos inspirar por San Francisco de Asís y recemos con fe y esperanza estas hermosas oraciones.

Confía en que todo tiene un propósito y una razón de ser

Las oraciones de San Francisco de Asís nos invitan a elevar nuestro espíritu y a confiar en que todo en la vida tiene un propósito y una razón de ser. Este santo, conocido por su humildad y amor por la naturaleza, nos enseña a encontrar la paz y la esperanza en medio de las dificultades.

Oración de San Francisco de Asís por la paz

Una de las oraciones más conocidas de San Francisco de Asís es la que nos invita a ser instrumentos de paz. En esta oración, el santo nos muestra la importancia de llevar amor, perdón, fe, esperanza, luz y alegría a aquellos que nos rodean.

  • Amor: San Francisco nos anima a amar sin reservas, a amar incluso a aquellos que nos han herido o decepcionado.
  • Perdón: Nos recuerda la importancia de perdonar y liberarnos de la carga del rencor y la amargura.
  • Fe: Nos insta a confiar en Dios y en su plan, incluso cuando las circunstancias parezcan difíciles.
  • Esperanza: Nos invita a mantener viva la esperanza, incluso en medio de la oscuridad, sabiendo que siempre hay luz al final del camino.
  • Luz: Nos anima a ser portadores de luz, a irradiar amor y compasión en un mundo que muchas veces parece estar sumido en la oscuridad.
  • Alegría: Nos muestra la importancia de encontrar la alegría en las cosas simples de la vida y de compartirla con los demás.

Oración de San Francisco de Asís por la fe

Otra oración importante de San Francisco de Asís es la que nos ayuda a fortalecer nuestra fe. En esta oración, el santo nos enseña a confiar en Dios en todo momento y a buscar su voluntad en nuestras vidas.

Frases religiosas para agradecer a Dios en tu graduaciónFrases religiosas para agradecer a Dios en tu graduación
  1. Humildad: San Francisco nos invita a reconocer nuestra pequeñez y a confiar en el poder y la sabiduría de Dios.
  2. Entrega: Nos muestra la importancia de entregarnos por completo a Dios y de confiar en su guía.
  3. Discernimiento: Nos anima a buscar la voluntad de Dios en cada decisión que tomemos, confiando en su dirección.
  4. Confianza: Nos recuerda que podemos confiar plenamente en Dios, incluso en medio de las pruebas y tribulaciones.
  5. Fortaleza: Nos enseña a ser fuertes en nuestra fe y a perseverar en momentos de duda y dificultad.
  6. Gratitud: Nos invita a ser agradecidos por todas las bendiciones que recibimos de Dios.

Las oraciones de San Francisco de Asís son una fuente de inspiración y consuelo para aquellos que buscan elevar su espíritu y fortalecer su fe. A través de sus palabras, este santo nos enseña a confiar en que todo tiene un propósito y una razón de ser, y nos anima a llevar amor, paz y esperanza al mundo que nos rodea.

Ama a tus hermanos y hermanas, sin importar sus diferencias

San Francisco de Asís nos enseñó el poder del amor incondicional, sin importar las diferencias que puedan existir entre nosotros y nuestros hermanos y hermanas. Él nos recordó la importancia de ver a cada persona como un ser único y valioso, digno de respeto y compasión.

En sus oraciones, San Francisco nos anima a amar a todos, sin excepción. Nos invita a superar nuestras propias limitaciones y prejuicios, y a abrir nuestro corazón a la diversidad humana. Su mensaje es claro: no importa la raza, la religión, la nacionalidad o cualquier otra característica superficial; el amor debe ser el motor que nos impulse a relacionarnos con los demás.

Nos recuerda que todos somos hijos e hijas de Dios y que, como tal, debemos tratarnos como verdaderos hermanos y hermanas. Nos enseña que el amor verdadero no conoce barreras ni fronteras, y que es a través de la aceptación y el respeto mutuo que podemos construir un mundo más justo y pacífico.

En este sentido, San Francisco nos inspira a desafiar nuestros propios prejuicios y a buscar la unidad en la diversidad. Nos impulsa a ser inclusivos y a valorar la riqueza que cada individuo aporta a nuestra vida y a nuestra comunidad.

A través de sus oraciones, San Francisco nos invita a elevar nuestro espíritu con fe y esperanza. Nos anima a creer en la posibilidad de un mundo mejor, donde el amor y la compasión sean los pilares sobre los que se sustenta nuestra existencia.

Así que, siguiendo el ejemplo de San Francisco de Asís, recordemos amar a nuestros hermanos y hermanas, sin importar sus diferencias. Demostremos con nuestras acciones que el amor verdadero puede superar cualquier barrera, y trabajemos juntos para construir un mundo más inclusivo y compasivo.

Frases de gratitud a Dios en mi graduación: ¡Agradecimientos sinceros!Frases de gratitud a Dios en mi graduación: ¡Agradecimientos sinceros!

Busca la paz y la reconciliación en todas las situaciones

Las oraciones de San Francisco de Asís son un reflejo de la profunda espiritualidad de este santo y de su compromiso con la paz y la reconciliación. A lo largo de su vida, San Francisco buscó vivir en armonía con Dios, con la naturaleza y con sus semejantes.

Una de las enseñanzas más importantes que nos deja San Francisco es la importancia de buscar la paz y la reconciliación en todas las situaciones. En su oración conocida como la «Oración por la paz«, San Francisco nos invita a ser instrumentos de la paz y a llevar amor donde haya odio, perdón donde haya ofensa y esperanza donde haya desesperación.

Oración por la paz

Señor, hazme un instrumento de tu paz.
Que allí donde haya odio, ponga yo amor;
donde haya ofensa, ponga yo perdón;
donde haya discordia, ponga yo unión;
donde haya error, ponga yo verdad;
donde haya duda, ponga yo fe;
donde haya desesperación, ponga yo esperanza;
donde haya tinieblas, ponga yo luz;
donde haya tristeza, ponga yo alegría.

Oh Divino Maestro,
que no busque ser consolado,
sino consolar;
que no busque ser comprendido,
sino comprender;
que no busque ser amado,
sino amar.

Porque dando se recibe,
perdonando se es perdonado,
y muriendo se resucita a la vida eterna.

Esta oración nos invita a ser agentes de cambio en el mundo, a buscar la paz y la reconciliación en todas las situaciones. Nos recuerda que a través del amor y el perdón podemos transformar las relaciones y construir un mundo mejor.

San Francisco de Asís nos enseña que la paz no es solo la ausencia de conflictos, sino la presencia de armonía, comprensión y respeto mutuo. Nos invita a ser instrumentos de paz en nuestras familias, en nuestras comunidades y en el mundo entero.

No te preocupes por el futuro, confía en que Dios proveerá

Las enseñanzas de San Francisco de Asís nos invitan a confiar en la providencia divina y a no preocuparnos en exceso por el futuro. En sus oraciones, San Francisco nos recuerda la importancia de depositar nuestra confianza en Dios y tener fe en que Él proveerá todo lo que necesitamos.

En este mundo lleno de incertidumbre, es fácil caer en la ansiedad y el miedo ante lo desconocido. Sin embargo, San Francisco nos enseña que la verdadera paz y tranquilidad se encuentran al confiar en la voluntad de Dios y en su plan para nuestras vidas.

«Padre nuestro, que estás en los cielos, danos hoy nuestro pan cotidiano»

En esta oración, San Francisco nos recuerda que debemos confiar en Dios para nuestras necesidades diarias. Nos invita a pedirle a Dios que nos provea nuestro pan cotidiano, reconociendo que Él es nuestro proveedor fiel.

«Señor, haz de mí un instrumento de tu paz»

Esta famosa oración nos muestra el deseo de San Francisco de ser un canal de paz y amor en el mundo. Él nos enseña a buscar la paz en medio de la discordia y a ser portadores de la paz de Cristo en nuestras palabras y acciones.

«Donde haya odio, ponga yo amor»

San Francisco nos desafía a amar incluso en las situaciones más difíciles. Nos recuerda que el amor de Dios es más fuerte que cualquier odio o resentimiento, y que podemos ser agentes de cambio al elegir amar incluso a aquellos que nos han hecho daño.

«Donde haya ofensa, ponga yo perdón»

En esta oración, San Francisco nos anima a perdonar a aquellos que nos han herido. Nos recuerda que el perdón nos libera del peso del resentimiento y nos permite vivir en paz y armonía con los demás.

«Donde haya duda, ponga yo fe»

San Francisco nos anima a confiar en la sabiduría y el amor de Dios incluso cuando tengamos dudas o incertidumbres. Nos recuerda que la fe es un regalo precioso que nos permite caminar en confianza y esperanza, incluso cuando no entendemos completamente el plan de Dios.

Las oraciones de San Francisco de Asís son un recordatorio poderoso de la importancia de confiar en Dios en todas las circunstancias de la vida. Nos invitan a elevar nuestro espíritu con fe y esperanza, confiando en que Dios siempre proveerá y guiará nuestro camino.

Vive cada día con gratitud y alegría

Las oraciones de San Francisco de Asís nos invitan a elevar nuestro espíritu y encontrar consuelo en la fe y la esperanza. Este santo, reconocido por su amor y compasión hacia todas las criaturas, nos dejó un legado de palabras llenas de sabiduría y enseñanzas espirituales.

Oración de San Francisco de Asís

Una de las oraciones más conocidas de San Francisco de Asís es su famosa plegaria:

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz;

donde haya odio, ponga yo amor;

donde haya ofensa, ponga yo perdón;

donde haya discordia, ponga yo unión;

donde haya error, ponga yo verdad;

donde haya duda, ponga yo fe;

donde haya desesperación, ponga yo esperanza;

donde haya tinieblas, ponga yo luz;

donde haya tristeza, ponga yo alegría.

En esta oración, San Francisco de Asís nos enseña a ser instrumentos de paz y amor en un mundo lleno de discordia y desesperanza. Nos invita a llevar la luz y la alegría a aquellos que más lo necesitan, y a ser portadores de esperanza en medio de la tristeza.

Oración por la paz

Otra oración importante de San Francisco de Asís es la conocida como la Oración por la paz:

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz;

donde haya odio, siembre yo amor;

donde haya ofensa, siembre yo perdón;

donde haya discordia, siembre yo unión;

donde haya error, siembre yo verdad;

donde haya duda, siembre yo fe;

donde haya desesperación, siembre yo esperanza;

donde haya tinieblas, siembre yo luz;

donde haya tristeza, siembre yo alegría.

Esta oración nos recuerda la importancia de sembrar amor y perdón en lugar de odio y ofensa. San Francisco de Asís nos anima a buscar la unión en lugar de la discordia y a ser portadores de verdad y esperanza en un mundo lleno de dudas y desesperación.

Oración por la humildad

Además de las oraciones anteriores, San Francisco de Asís también nos dejó una hermosa oración por la humildad:

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz;

donde haya soberbia, ponga yo humildad;

donde haya vanidad, ponga yo sencillez;

donde haya egoísmo, ponga yo generosidad;

donde haya orgullo, ponga yo humildad;

donde haya envidia, ponga yo amor fraternal;

donde haya indiferencia, ponga yo compasión;

donde haya injusticia, ponga yo equidad;

donde haya desorden, ponga yo armonía.

Esta oración nos llama a cultivar la humildad, la sencillez y la generosidad en lugar de la soberbia, la vanidad y el egoísmo. San Francisco de Asís nos invita a ser compasivos y justos, y a buscar la armonía en un mundo lleno de envidia, indiferencia e injusticia.

Las oraciones de San Francisco de Asís son una fuente de inspiración y guía espiritual. Nos invitan a vivir con gratitud y alegría, a sembrar amor y paz, y a cultivar la humildad y la sencillez en nuestras vidas. Elevemos nuestro espíritu con estas poderosas palabras y dejemos que la fe y la esperanza nos iluminen en nuestro camino.

Acepta tus limitaciones y aprende a confiar en la providencia divina

Las oraciones de San Francisco de Asís nos invitan a elevar nuestro espíritu y fortalecer nuestra fe y esperanza. En ellas, encontramos enseñanzas que nos ayudan a aceptar nuestras limitaciones y confiar en la providencia divina.

Aceptando nuestras limitaciones

San Francisco de Asís nos enseña la importancia de aceptar nuestras limitaciones y reconocer nuestra condición humana. A través de sus oraciones, nos muestra que no somos perfectos y que es en nuestra vulnerabilidad donde encontramos la verdadera fortaleza.

En este sentido, San Francisco nos invita a reconocer nuestras debilidades y limitaciones, y a entregarlas a Dios. Nos enseña que al aceptar nuestras imperfecciones, abrimos espacio para que la gracia divina nos transforme y nos fortalezca.

Confianza en la providencia divina

Además de aceptar nuestras limitaciones, San Francisco de Asís nos anima a confiar en la providencia divina. Sus oraciones nos recuerdan que Dios provee todo lo que necesitamos, tanto material como espiritualmente.

San Francisco nos enseña a confiar en que Dios nos guiará y protegerá en todos los aspectos de nuestra vida. Nos invita a abandonar nuestras preocupaciones y ansiedades, y a depositar nuestra confianza en Dios, sabiendo que Él siempre proveerá.

Fortaleciendo nuestra fe y esperanza

Las oraciones de San Francisco de Asís son una poderosa herramienta para fortalecer nuestra fe y esperanza. A través de ellas, podemos encontrar consuelo y renovar nuestra confianza en Dios.

San Francisco nos enseña a confiar en que Dios está presente en cada momento de nuestra vida, incluso en los momentos de mayor dificultad. Sus oraciones nos invitan a elevar nuestro espíritu y a mantener viva nuestra esperanza, recordándonos que Dios nunca nos abandona.

Las oraciones de San Francisco de Asís son un recordatorio de la importancia de aceptar nuestras limitaciones y confiar en la providencia divina. A través de ellas, podemos fortalecer nuestra fe y esperanza, y encontrar consuelo en los momentos de dificultad. Que estas oraciones nos guíen y nos inspiren a vivir una vida llena de fe y esperanza.

Dedica tiempo a la oración y la meditación para fortalecer tu espíritu

Las oraciones y enseñanzas de San Francisco de Asís son una fuente de inspiración y guía espiritual para millones de personas en todo el mundo. Este santo, conocido por su amor por la naturaleza y su humildad, nos dejó un legado de oraciones que nos invitan a elevar nuestro espíritu y encontrar paz en medio de las dificultades.

Oración por la Paz

Una de las oraciones más conocidas de San Francisco de Asís es la Oración por la Paz. En esta oración, Francisco nos invita a ser instrumentos de paz y amor, a llevar esperanza donde hay desesperación, fe donde hay dudas y luz donde hay oscuridad. Esta poderosa oración nos recuerda la importancia de ser agentes de cambio en un mundo que tanto lo necesita.

Oración de San Francisco

Otra oración icónica de San Francisco de Asís es la Oración de San Francisco. Esta oración nos enseña el valor de la humildad, la generosidad y el amor desinteresado hacia los demás. Nos invita a buscar consolar más que ser consolados, a comprender más que ser comprendidos y a amar más que ser amados. Es una oración que nos desafía a vivir de acuerdo con los principios del Evangelio y a ser verdaderos seguidores de Cristo.

Oración antes del Crucifijo

La Oración antes del Crucifijo es otra hermosa muestra de la espiritualidad de San Francisco de Asís. En esta oración, Francisco se dirige a Jesús crucificado y le pide fuerza para seguir sus pasos y llevar la cruz con alegría y gratitud. Nos recuerda que el sufrimiento y la cruz son parte de nuestra vida, pero que también podemos encontrar consuelo y esperanza en el amor infinito de Dios.

Oración de la Paz de San Francisco

Por último, no podemos olvidar la Oración de la Paz de San Francisco, también conocida como el Cántico de las Criaturas. Esta hermosa oración nos invita a alabar a Dios por todas las maravillas de la creación y a reconocer nuestra interdependencia con toda la vida en la Tierra. Nos desafía a vivir en armonía con la naturaleza y a cuidarla como un regalo sagrado de Dios.

Las oraciones de San Francisco de Asís son un recordatorio poderoso de la importancia de cultivar una vida de fe, esperanza y amor. Nos invitan a buscar la paz en medio de las dificultades, a vivir con humildad y generosidad, a encontrar consuelo en el sufrimiento y a alabar a Dios por su creación. Dedica tiempo a la oración y la meditación para fortalecer tu espíritu y seguir el ejemplo de San Francisco de Asís en tu camino espiritual.

1. «Señor, haz de mí un instrumento de tu paz. Donde haya odio, siembre yo amor; donde haya discordia, siembre yo unión; donde haya duda, siembre yo fe; donde haya error, siembre yo verdad; donde haya desesperación, siembre yo esperanza; donde haya tristeza, siembre yo alegría; donde haya tinieblas, siembre yo luz

2. «Señor, danos la serenidad para aceptar las cosas que no podemos cambiar, el valor para cambiar las cosas que podemos y la sabiduría para reconocer la diferencia.»

3. «Hazme un canal de tu paz. Donde haya odio, que yo lleve el amor; donde haya ofensa, que yo lleve el perdón; donde haya discordia, que yo lleve la unión; donde haya error, que yo lleve la verdad; donde haya duda, que yo lleve la fe; donde haya desesperación, que yo lleve la esperanza; donde haya tristeza, que yo lleve la alegría

4. «Haz de mí un instrumento de tu paz, Señor. Que allá donde haya odio, siembre yo amor; donde haya injuria, perdón; donde haya discordia, unión; donde haya duda, fe; donde haya desesperación, esperanza; donde haya tinieblas, luz; y donde haya tristeza, alegría

5. «Oh Señor, concédeme serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las cosas que puedo y sabiduría para reconocer la diferencia.»

6. «Señor, hazme un instrumento de tu paz. Donde haya odio, que yo lleve amor; donde haya discordia, que yo lleve unión; donde haya duda, que yo lleve fe; donde haya desesperación, que yo lleve esperanza; donde haya tristeza, que yo lleve alegría

7. «Señor, ayúdame a no buscar tanto ser consolado como consolar; a ser comprendido, como comprender; a ser amado, como amar. Porque dando, recibimos; perdonando, somos perdonados; y muriendo, nacemos a la vida eterna.»

8. «Oh Señor, hazme un canal de tu paz. Donde haya odio, que yo lleve amor; donde haya ofensa, perdón; donde haya discordia, unión; donde haya error, verdad; donde haya duda, fe; donde haya desesperación, esperanza; donde haya tristeza, alegría

9. «Hazme un instrumento de tu paz, Señor. Donde haya odio, que yo lleve amor; donde haya injuria, perdón; donde haya discordia, unión; donde haya duda, fe; donde haya desesperación, esperanza; donde haya tinieblas, luz; y donde haya tristeza, alegría

10. «Señor, concédeme no tanto buscar ser consolado como consolar; ser comprendido como comprender; ser amado como amar. Porque es dando que recibimos, es perdonando que somos perdonados, y es muriendo que nacemos a la vida eterna.»

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Frases de Graduación.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a PremiumHosting.CL que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.